EJE III: Voluntariado y RSU

Al igual que la Empresa que ha debido superar el enfoque filantrópico de la inversión social (como gasto extra) para entenderse a sí misma bajo el nuevo paradigma de la Responsabilidad Social, la Universidad debe tratar de superar el enfoque de la “proyección social y extensión universitaria” como “apéndices” bien intencionados a su función central de formación estudiantil y producción de conocimientos.

La Responsabilidad Social Universitaria exige, desde una visión holística, articular las diversas partes de la institución en un proyecto de promoción social de principios éticos y de desarrollo social equitativo y sostenible, para la producción y transmisión de saberes responsables y la formación de profesionales como ciudadanos igualmente responsables.

En lo que concierne la proyección social como función de la universidad se encuentra el “voluntariado”. Entendiendo como voluntario a la persona que desarrolla -por su libre determinación y de un modo solidario-, tareas de interés general destinadas a la atención de necesidades sociales, tanto de manera individual como en organizaciones públicas o privadas, sin percibir por ello remuneración, salario, ni contraprestación económica alguna.  La acción voluntaria realizada de manera sostenida y sistemática, sólo tiene existencia real cuando repercute en los otros, cuando su interés es colectivo, general, público.

 A ello cabe agregar la particularidad del voluntariado universitario, dado que el estudiante o graduado carga con un importante bagaje de conocimientos y convivencias cultivados a lo largo de su estadía en la universidad. Este bagaje debe ser apto de volcarse y aplicarse en beneficio de la comunidad.

Dentro de este eje se incluirán todos los trabajos relacionados con las actividades de voluntariado sobre todo universitario desarrollado en las diferentes Universidades Nacionales, miembros del Programa Amartya Sen.

“A fuerza de construir bien, se llega a buen arquitecto”. Aristóteles

Los comentarios están cerrados.